El Dilema De Una Familia Con Un Estatus Migratorio Mixto Durante El COVID-19

May 22, 2020

La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó una nueva legislación de ayuda para el COVID-19 que elimina algunas restricciones para recibir asistencia financiera, como el requisito de tener un número de seguro social. Stephanie Serrano de KUNR habló con una residente de Nevada que no es elegible para la ayuda federal, al menos en la primera vuelta, debido al estatus migratorio de su marido, y ahora espera la decisión del Senado.

Mi casita en Nevada

La historia de la pareja que voy a compartir con ustedes no incluirá sus nombres o su ubicación para protegerlos de represalias.

Viven en Nevada en una pequeña granja que comenzaron con cinco chivos, un par de gallinas y unos pocos caballos.

Sus raíces vienen de diferentes partes del mundo; las de él son de México y las de ella de los Estados Unidos, pero su unión está entrelazada con un lenguaje común: el español. Para ella es su segundo idioma, pero a veces siente que es su lengua materna.

"Hablo tan bien el español que ni siquiera me dio cuenta cuando lo hablo. Lo he hablado [español] por tanto tiempo que a veces no se me ocurre una palabra en inglés y sólo puedo pensar en ella en español".

‘Yo no cuento’

Muy pronto, se encontró manejando un negocio exitoso con su esposo. Después de su boda, presentaron los papeles para iniciar el camino de su marido para obtener la ciudadanía estadounidense. Su marido ahora se esfuerza para convertirse en un residente permanente legal.

Antes de COVID-19, esperaban una cita con inmigración para el año que viene, pero ahora no están seguros de cuándo será.

Esta no es la única forma en que la pandemia ha afectado a su familia. Ella y su marido declaran sus impuestos juntos, pero su marido tiene un número de identificación de impuestos del IRS. Por esa razón ambos no calificaron para la ayuda federal a través de la Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica del Coronavirus o la ley “CARES”.

"Realmente duele, que no cuente como ciudadana, porque así se siente, como si no contara", dijo en respuesta a no poder solicitar la ayuda federal originalmente. "Puedo votar. Estoy obligada a pagar impuestos. Todos los demás ciudadanos americanos reciben este dinero, pero yo no. Sólo queremos que nos traten como a todos los demás. Se siente como discriminación".

En relación a su marido, ella dice que él conoce su situación, así que no está en este país buscando nada gratis.

Ella no recibió su cheque de ayuda a través de la ley CARES y tampoco recibió fondos para su hijo nacido en Estados Unidos. También es una contratista independiente y ha tenido dificultades en obtener los beneficios del seguro de desempleo.

"No he trabajado desde marzo. Mi trabajo es viajar; no hay trabajo para mí. Ahora mismo, estamos preparados para poder sobrevivir hasta mayo y luego no sé qué vamos a hacer porque no puedo conseguir el seguro de desempleo".

Mirando adelante

Pero las cosas están cambiando. El Departamento de Empleo, Capacitación y Rehabilitación de Nevada ofrecerá ahora un nuevo programa de ayuda federal temporal llamado Asistencia de Desempleo por Pandemia. Este programa ayudará a los trabajadores contratados que rellenan el formulario 1099 a obtener beneficios de seguro.

Ahora, en la casa de sus sueños, tienen más de 40 gallinas, varios caballos y múltiples chivos. Ella ayuda a su hijo con sus deberes escolares mediante la educación a distancia y tiene la esperanza de sembrar un jardín.

"He llegado a aceptar ahora que no soy la única persona que está en mi situación. He descubierto que hay médicos y abogados, enfermeras, profesores, que no están recibiendo el estímulo, simplemente por su matrimonio y la persona con quienes están casados", dijo.

Ella es una de los 1.2 millones de estadounidenses que originalmente no han sido elegible para recibir los fondos federales durante la pandemia COVID-19, según el Instituto de Políticas Migratorias. Familias como la de ella esperan ver si el Senado aprueba el nuevo paquete de ayuda que, tal vez, los incluiría.

Esta historia se transmitió originalmente en la estación de radio KUNR el 15 de mayo de 2020 antes de que la Cámara de Representantes de los Estados Unidos aprobara la nueva legislación sobre la ayuda a COVID-19, que eliminaría algunas restricciones para recibir ayuda, como la exigencia de un número de seguro social. Esa información ha sido incluida en la versión web de esta historia.