Estudiantes De Medicina En UNLV Buscan Reducir La Brecha Idiomática En Las Clínicas

Aug 4, 2020

Read in English.

La brecha idiomática entre pacientes y trabajadores de la salud, queda expuesta aún más durante la pandemia de COVID-19. Los estudiantes de medicina de la Universidad de Nevada en Las Vegas, trabajan para superar los desafíos de comunicación en un laboratorio de simulación de la universidad. 

En Nevada, 31% de la población habla un idioma diferente al inglés en sus hogares. Esto es de acuerdo a un informe elaborado por el Instituto de Políticas Migratorias en el 2018. Después del inglés, el segundo lenguaje más hablado en el estado es español, seguido por tagalo. 

La gran brecha lingüística en el campo médico en Estados Unidos añade una serie de problemas para aquellos cuya lengua materna no es inglés. A menudo, alguien en un consultorio médico, cualquier persona, debe interpretar las necesidades médicas del paciente. Se les pide a estos empleados que utilicen sus habilidades adicionales sin remuneración alguna, lo que les quita tiempo de sus tareas habituales.

En muchos casos un miembro de la familia es asignado como intérprete: puede ser un hermano, una tía o a veces, incluso un niño. Adriana Chávez es una artista criada en el sur de California que se convirtió en la cuidadora de su abuela cuando le diagnosticaron con cáncer.

"Cuando uno no conoce la terminología médica, es difícil interpretarla en un lenguaje de fácil comprensión", dijo Chávez. "Me alegró el poder apoyar a mi abuela al hablar ambos idiomas, pero no contar con suficiente personal en los hospitales [que hable español] fue difícil".

Ahora, Chávez ha sido contratada para actuar en simulaciones con los estudiantes de medicina de la Universidad de Nevada, Las Vegas. Cada simulación médica proporciona escenarios de la vida real para que los estudiantes trabajen con pacientes que pueden estar experimentando una gama de problemas de salud, y que hablen poco o nada de inglés.

Chávez fue la intérprete de su abuela y ahora, en su papel de actriz, encarna su experiencia al actuar como alguien que habla poco o nada de inglés.

“El riesgo de que alguien en el área de la salud no entienda lo que trato de decir o el mal que estoy padeciendo me hace sentir vulnerable. Hay cierta frustración al no poder comunicarnos abiertamente”, expresó Chávez. “Si yo fuera quien no puede entender, me sentiría frustrada, vulnerable y sola; atrapada en una situación difícil”.

Se hablan al menos 350 idiomas distintos en los hogares de Estados Unidos, según los datos más recientes de la Oficina del Censo.

Gigi Guizado de Nathan es la fundadora del Programa de Pacientes Estandarizado en el Centro de Simulación Clínica de Las Vegas. Ella dice que hay varios factores que hacen el visitar un hospital una experiencia difícil para aquellos cuyo primer idioma no es el inglés, e incluso si el paciente y el intérprete médico hablan el mismo idioma, pueden haber diferencias en el dialecto.

“Vas a traducir para alguien que no conoces, probablemente sin el entrenamiento necesario, pero haces tu mejor esfuerzo. Aún así, es bastante probable que se digan expresiones que no comprendas tú o el paciente, porque tú eres de la Ciudad de México y la persona afectada es de Bogotá, Colombia. ¿Usan las mismas palabras y frases? Probablemente no. Aparte, aunque tú y el proveedor de atención médica hablen inglés, el trabajador de la salud se expresa con jerga médica que quizás entiendas o quizás no”, dijo Guizado de Nathan.

Un estudio nacional realizado en el 2017 por una red social para médicos de nombre Doximity, encontró que entre 60,000 mil encuestados,  36 por ciento hablan español. También encontró que el 44 por ciento de médicos que hablan un idioma distinto al inglés se graduó de una escuela de medicina en el extranjero.

Ha transcurrido un poco más de un año desde cuando Guizado de Nathan comenzó a contratar a actores y a intérpretes para el entrenamiento de los estudiantes universitarios en UNLV.

Los pacientes simulan tener una variedad de condiciones médicas. Algunos casos implican problemas con la vesícula biliar o complicaciones digestivas. Otros casos representan situaciones más complejos de procesar, entre ellos el tener que comunicarle a alguien que padece de una enfermedad terminal como cáncer. Ahora simulan diagnosis de COVID-19.

Además de tener que identificar un nuevo virus que ha causado la muerte de más de 700 personas en el estado y más de 100,000 muertes en todo el país, Guizado de Nathan dijo que los estudiantes están aprendiendo un nuevo talento: cómo atender pacientes mediante la telemedicina.

"Cuando se desató la pandemia, la facultad y los estudiantes tuvieron que cambiar de estrategia", dijo Guizado de Nathan. “¿Cómo podemos continuar con el aprendizaje que se basa en la comunicación, la interacción cara a cara y la lectura del lenguaje corporal? ¿Cómo podemos hacer eso en línea?”, se preguntó Guizado de Nathan.

Guizado de Nathan dije que los estudiantes de medicina de UNLV de tercer año que trabajaron con intérpretes bilingües el año pasado ya están poniendo a prueba sus nuevas habilidades. Algunos estudiantes ya se han conectado con intérpretes médicos en los sitios de examinación de COVID-19, para ayudar a los residentes a hacerse la prueba del virus en Las Vegas mientras continúa la pandemia.