Audio Diario: Cómo dirigir la despensa de alimentos de una escuela

Sep 11, 2020

Read in English. 

Debido a la COVID-19, la necesidad de alimentos gratuitos ha aumentado en el norte de Nevada.  

Communities in Schools o Comunidades en las Escuelas, trabaja directamente con familias que tienen hambre. Es una organización nacional sin fines de lucro que ayuda a estudiantes a ser exitosos en las escuelas. En estos momentos también mantiene las despensas de alimentos en aproximadamente 10 escuelas públicas en Reno y Sparks, en asociación con el Banco de Alimentos del norte de Nevada.

Carolina Juárez trabaja para la agencia como coordinadora bilingüe en la escuela primaria de Glenn Duncan. 

En este audio diario, ella comparte su experiencia apoyando a los alumnos y dirigiendo la despensa de alimentos de la escuela. 

Estoy en la escuela primaria de Glenn Duncan. Antes de hacer una bolsa de comida me voy a lavar las manos. Entonces tomo una bolsa de plástico. Cada familia recibe una bolsa de comida. La cantidad de comida depende de cuántos viven en su hogar. A veces el banco de comida nos da huevos, y también carne de res. Las familias con las que trabajo a veces tienen inseguridades [alimenticias], del hogar, del pago de las facturas, atención médica y transporte.

Así es el proceso de empacar las bolsas de alimentos gratuitos en la primaria Glenn Duncan.
Credit Carolina Juárez / Communities In Schools

Como organización trabajamos con otras como el Banco de Alimentos del norte de Nevada, para poder ayudar de alguna forma. Durante COVID mantenemos abierta la despensa en nuestra escuela. El horario es una vez a la semana. La escuela tiene un pasillo donde pueden conducir las familias si tienen auto. Después yo pongo las bolsas [en el baúl] del carro o en [el asiento] del pasajero. La mayoría de las familias viene caminando, mantenemos la distancia, y de alguna manera se les da [la bolsa], así sea detrás de una mesa. Muchos estudiantes se sentían tan alegres de poder ver a alguien en la escuela, y tener esa oportunidad de salir, ir a caminar un poco, ir a la escuela a recoger una bolsa.

Un poco de historia sobre mí es que yo soy una estudiante de primera generación. Como muchos yo crecí traduciendo para mis padres. Ahora puedo hablar español con fluidez. Muchos de los padres que vienen tienen mi número [telefónico] de trabajo y me pueden enviar un mensaje de texto o hacer una llamada, con cualquier pregunta que puedan tener. Personalmente me siento muy agradecida de poderlos ayudarlos a dar ese paso extra. Soy el recurso en la escuela y pueden venir directamente a mí. 

La madre de uno de los alumnos con quién Juárez trabaja, tomó esta foto de su hijo escribiendo en la agenda que Juárez le regaló.
Credit Carolina Juárez / Communities In Schools

Muchos padres de familia vienen con preguntas sobre cómo pueden solicitar [beneficio de] desempleo y yo les ayudo a encontrar ese número de contacto para ellos puedan llamar. Preguntas cuyas respuestas deberían ser más accesibles pero con limitaciones de tecnología, a veces no es tan fácil recibir la respuesta. 

Durante esta epidemia, la comida sí es una gran prioridad pero hay otras cosas como el aprendizaje socio emocional. Eso es algo en lo que también deberíamos pensar. 

Durante el aprendizaje a distancia en la primavera del 2020, Juárez organizó paquetes de cartas para los estudiantes con quien trabaja. Cada sobre amarillo contenía dos cartas separadas, la primera fue escrita por Juárez para el alumno y la segunda tenía un sobre adicional con una estampa y una hoja en blanco, para que el alumno pudiera responderla.
Credit Carolina Juárez / Communities In Schools

Por ejemplo, yo tengo un estudiante que estaba quebrando las ventanas en su casa, porque estaba frustrado con la pandemia, no poder ver a sus amigos, no poder salir a jugar. Entonces una tarde escogimos una cuadra en la acera, yo mantuve la distancia, y luego él eligió otra cuadra. 

Dibujamos con tiza y hable con él, [le pregunté] cómo estaba y cuáles eran sus necesidades. Trabajamos como un equipo en la escuela para ayudar a este estudiante, decidimos que él necesitaba más atención, lo invitamos a mas sesiones de zoom, [además de] otras clases para que él estuviera más ocupado, y la mamá nos llamó y nos dijo que realmente le ayudó mucho ese apoyo.

Una foto de Snapchat tomada por una de las madres con quién Juárez trabaja. Se observa un dibujo de tiza que hizo su niño.
Credit Carolina Juárez / Communities In Schools

Creo que algo positivo que salió de COVID es que me siento más conectada con la escuela, con Duncan, su comunidad, los estudiantes, los padres y las familias en general. Me da mucha alegría poder trabajar en la comunidad de Glenn Duncan, especialmente durante estos tiempos. Pero yo sé que como escuela y como comunidad vamos a poder salir adelante.  

Esta historia fue producida con el apoyo editorial de la periodista Jenny Manrique en colaboración con Noticiero Móvil. La versión original en inglés fue publicada el 7 de agosto.