A pesar de la ayuda, muchos negocios pequeños de Nevada están cerrando definitivamente

Aug 15, 2020

Read in English.

Krysta Bea Jackson abrió las puertas de Chocolates Sugar Love en Reno en 2015 después de que una foto de sus chocolates caseros se hizo viral y se vio inundada de pedidos.

Jackson creció en la cocina del restaurante de su madre y dijo que cocinar y compartir comida es la forma en que su familia sureña expresa amor.

"Así es como mostramos lo que es el amor al cocinar comida para ti, ya sea que estés de luto o celebrando o si estás feliz o triste, te vamos a preparar algo de comer ... y por eso todos en mi familia son delgados", dijo sonriente.

Pero casi cinco años después de materializar su idea, Jackson cerró su tienda tras las consecuencias económicas del cierre de negocios ordenado en marzo en respuesta a la pandemia del COVID-19. Y ella no es la única.

Casi una cuarta parte de los negocios en todo el país cerraron temporal o permanentemente en marzo y abril, según un estudio de la Oficina Nacional de Investigación Económica, a pesar de esfuerzos por mantener a flote a las empresas, como el Programa de Protección de Pagos (PPP), la asistencia para el pago de alquileres comerciales y las moratorias de desalojo.

Dos tercios de los 2,630 negocios del Sur de Nevada que respondieron a una encuesta de análisis aplicado presentada recientemente en la reunión de la Comisión del Condado Clark, dijeron estar experimentando una disminución en ventas e ingresos en comparación con 2019; con un 58 por ciento viendo un declive de más de 25 por ciento.

La decisión de Jackson

La chocolatería de Jackson ya enfrentaba disminución de ingresos antes de que el Gobernador Steve Sisolak ordenara los cierres no esenciales. Pero la ayuda federal del PPP y los Préstamos por Daños Económicos y por Desastre (EIDL) le dieron esperanzas de que la dulcería pudiera sobrevivir.

Pero Jackson se dio cuenta que tendría que cerrar las puertas del negocio para siempre cuando no recibió los fondos que necesitaba.

"Si hubo una cosa que realmente puso el clavo en el ataúd", dijo Jackson, "fue que me rechazaron para el EIDL, que fue el primer préstamo de emergencia para los negocios".

El préstamo le habría dado unos $25,000 dólares para su negocio y permitido permanecer abierto durante seis meses, a pesar de las dificultades financieras.

Jackson anunció el cierre de su tienda en Instagram, pero aseguró que su negocio y sus chocolates iban a sobrevivir.

Pequeños negocios en Nevada

El año pasado había más de 270,000 pequeños negocios en Nevada, según el perfil económico de la Administración de Pequeñas Empresas del estado, y más de 480,000 personas empleadas por un pequeño negocio, lo que representa más del 40 por ciento de los trabajadores del estado en general.

Un Informe de 2019 del Centro de Desarrollo de Pequeñas Empresas de Nevada mostró que el mayor porcentaje de negocios en el estado — 86 por ciento para los condados Clark y Washoe — son establecimientos con menos de 19 empleados.

Poco más del 30 por ciento de las pequeñas empresas en el estado son propiedad de mujeres y poco menos del 30 por ciento pertenecen a minorías, con propietarios hispanos liderando casi un 10 por ciento a los dueños de comercios.

Decenas de miles de negocios y organizaciones de Nevada recibieron al menos $3.1 mil millones del paquete de estímulo PPP, que abarca casinos, firmas de abogados, iglesias, compañías mineras y clubes nudistas.

Los críticos dicen que el programa, creado como una medida temporal para ayudar a los dueños de negocios y evitar despidos ante el cierre de negocios, no cumple con el propósito previsto.

Jackson recibió fondos del PPP, pero dijo que la mayor parte la destinó a sus empleados, lo cual agradeció, pero no fue suficiente para salvar su negocio y sus trabajadores finalmente fueron despedidos.

Lea la historia completa en Nevada Independent en Español.